Sala de Prensa

Notaria Jéssica De Vettori presentó libro sobre Autotutela como mecanismo de amparo familiar

31 de enero, 2014
DESCARGAR




En la actualidad, muchos adultos mayores llevan a cabo operaciones bancarias y financieras, cobran y pagan, tienen cuentas de ahorros y cuentas corrientes, cobran sus pensiones de jubilación; en fin, realizan pagos por la vía electrónica, hacen contratos, usan diversos servicios y, además, deben preocuparse por llevar una vida cotidiana normal. En óptimas condiciones físicas y mentales pueden realizar sin problemas las actividades antes mencionadas. El problema se presenta cuando estos ciudadanos, y otros con incapacidades absolutas, no cuentan con lucidez y conciencia o no pueden manifestar en forma clara su voluntad. Allí, estas personas ven peligrar, por ejemplo, la realización de operaciones bancarias o el cobro de sus pensiones.

Tomando el caso de un adulto mayor incapacitado; cuando acuda a una notaría a efectos de otorgar un poder para el cobro de sus pensiones no lo podrá realizar, por encontrarse en dicha condición. Por ello, tendrá que acudir al Poder Judicial para que, en unos 4 años, se solucione su problema. Mientras tanto, este ciudadano verá desprotegidos sus derechos fundamentales, como son la alimentación y la salud.

Para evitar estas circunstancias penosas e, incluso, de grave peligro, la Notaria de Lima Jéssica De Vettori González ha propuesto la vigencia de la Autotutela, idea que ha plasmado en su libro La autotutela como una nueva institución de amparo familiar. Así, se plantea que las personas, cuando se encuentren en la plenitud de su capacidad y previendo cualquier futura incapacidad -que les impida valerse por sí mismos y/o manifestar su voluntad de manera indubitable-, puedan decidir quién se encargará de ver sus intereses en un futuro.

En ese sentido, la Dra. De Vettori postula, para la autoprotección de estas personas o Autotutela, regular la Escritura Pública de Autotutela, de tal modo que el otorgante pueda establecer, en la misma, una serie de facultades al ciudadano que se encargue del cuidado de su persona y sus bienes (que la autora denomina Tutelante) en caso devenga en incapacidad.

De este modo, el Tutelante (o Curador) será el encargado de velar y cumplir con las disposiciones del otorgante, tanto en el aspecto personal, patrimonial y en temas vinculados a su salud, pudiendo establecer -este último- actos de disposición, administración o gravamen de sus bienes. Tal propuesta va mas allá de lo que establece la curatela tradicional, donde el curador es un mero administrador. La autora sugiere, en el libro, que se puede nombrar dos o más Tutelantes, permitiendo así a la persona organizar su proyecto de vida ante una futura incapacidad.

La Dra. De Vettori propone, también, la Declaración de Interdicción en sede Notarial, pero solo para determinados supuestos fácticos (fundamentados en hechos), como son los supuestos de los incisos 2 y 3 de los artículos 43 y 44 del Código Civil, respectivamente (referidos a quienes son calificados como incapaces absolutos: los privados de discernimiento, los sordomudos, los ciegosordos y los ciegomudos que no pueden expresar su voluntad de manera indubitable; los retardados mentales y los que adolecen de deterioro mental que les impide expresar su libre voluntad), siempre que no exista oposición y que se pueda dar dentro de un proceso no contencioso en sede notarial, previamente regulado a efectos que se cumpla en forma efectiva y oportuna lo establecido en la Escritura Pública de Autotutela.

De este modo, afirma la Dra. De Vettori, habrá una ampliación en las facultades al notario para tramitar procesos de Declaración de Interdicción de incapaces mayores de edad y designación y/o Nombramiento del Tutelante y/o curador solo para los supuestos antes mencionados.

La autotutela como una nueva institución de amparo familiar es un aporte que busca mejorar la atención a los ciudadanos. Sobre ello, cabe resaltar que el Colegio de Notarios de Lima ha presentado un proyecto de ley sobre declaración de interdicción en sede notarial (Proyecto 1836/2012.CR), el mismo que se presenta como un mecanismo de protección al discapacitado, haya o no otorgado previamente una Escritura Pública de Nombramiento de Curador, siendo así un procedimiento alternativo al que se presenta en sede judicial.

El libro de la notaria Jéssica De Vettori González fue presentado por la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso de la República, el 30 de enero pasado, a las 6 p. m., en el Hemiciclo Raúl Porras Barrenechea del Parlamento. Presidió la ceremonia la Congresista María Soledad Pérez Tello, la que contó con presencia de la Dra. Ana Jara Velásquez, Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, el Dr. Enrique Becerra Palomino, Decano de Colegio de Notarios de Lima (CNL), el Dr. Mario Romero Valdivieso, ex Decano de ese Colegiado, el Dr. Róger Rodríguez Iturri, Vicecanciller de la Universidad Católica Sedes Sapientiae, los Notarios de Lima Jorge Luis Gonzales Loli y Juan Bélfor Zárate del Pino, e invitados especiales.

La Dra. De Vettori es abogada egresada de la Pontificia Universidad Católica del Perú, con Maestría en Derecho Empresarial de la Universidad de Lima y ex catedrática de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Universidad de San Martín de Porres y Universidad Inca Garcilaso de la Vega. Se desempeñó como abogada del Instituto Peruano de Seguridad Social, Hospital Guillermo Almenara Irigoyen, además de haber laborado en la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores-CONASEV. Notaria de Lima desde 1999, donde fue miembro de la Junta Directiva en los periodos 2001-2002 y 2011-2012.

ver galería de fotos